El Phishing-car o cómo estafar en la venta online de coches

Blog > Particulars > El Phishing-car o cómo estafar en la venta online de coches

¿Estás pensando en comprarte un coche de segunda mano? Pues ten cuidado con algunas ofertas de vehículos en Internet a precios super bajos. De este modo, evitarás ser víctima de lo que se conoce como phishing-car, otra variante del phishing tradicional, en la que, los ciberdelincuentes también intentan robar dinero, datos bancarios o contraseñas pero, en este caso, el gancho es la venta fraudulenta de un vehículo.

Sin duda, Internet es un entorno propicio para la proliferación de estafas y otros engaños en los que cada día caen más víctimas. En el caso del phishing-car, hay que decir que hay organizaciones perfectamente coordinadas detrás. Además, son difíciles de localizar, ya que publican anuncios en páginas web legales de compraventa, con datos reales de forma que, a priori, nada hace sospechar que se trata de un anuncio falso.

¿Cómo funciona el Phishing-car?

Generalmente, el estafador pone un anuncio a través de Internet y como hemos comentado, utiliza páginas habituales de compraventa. No solo una, sino varias a la vez; a veces con el mismo anuncio.

El anuncio genera interés porque suele tener un precio más bajo de lo habitual, aunque no siempre es así. Normalmente, utilizan fotos de coches reales que los ciberdelincuentes cogen de promociones de vendedores particulares. Es habitual que los estafadores se pongan en contacto con anunciantes para pedir imágenes y datos de los vehículos a la venta, de esta manera consiguen dar más credibilidad y satisfacer las demandas de los internautas que piden ampliar información o imágenes de los vehículos sin levantar sospechas.

Es importante que no te dejes engañar porque el vendedor te envíe copias de los papeles del coche. Lo que sí debe ser señal de alarma es que te diga que está en el extranjero. Es bastante frecuente que el vendedor te cuente que ha tenido que ir a vivir al extranjero y que se ha llevado su coche, pero que rematricularlo en el país donde reside ahora es demasiado caro y que ésta es la razón por la que lo quiere vender. Esto ya te debe hacer sospechar que se trata muy probablemente de una estafa.

Además, con el objetivo de que los clientes tengan poco tiempo para pensar y reaccionar, el ‘vendedor’ utiliza tácticas psicológicas para presionar la víctima. Sobretodo si percibe dudas en el comprador, es habitual que el trate de convencer diciéndole que le urge la venta y que tiene otros compradores interesados.

Seguidamente, ponen problemas en la entrega. El supuesto vendedor comenta a la víctima que él no se podrá desplazar en España, por lo que la entrega se hará mediante una empresa de transportes especializada. A veces utilizan nombres de empresas reales, otros crean perfiles falsos… De esta manera, si el comprador trata de localizar la empresa en Internet, podrá hacerlo y pensará que todo es legal.

Llega el momento de hacer el primer pago. El estafador solicita el 50% del precio en concepto de señal y, a cambio, envía una documentación falsa. Cuando recibe la documentación, la víctima hace una transferencia por la mitad del precio que cuesta el coche.

Además, suelen poner como excusa los problemas en la aduana. El ciberdelincuente contacta con la víctima haciéndose pasar por la empresa de transportes que, en teoría, le llevará el coche al punto de entrega. Le explica que ha habido un problema en la aduana y que hay que abonar el 50% restante para poder introducir el coche en España.

En este punto, el comprador contacta con el estafador para ver qué pasa. Este, para no levantar sospechas, le dice que le devolverá la primera transferencia para que haga la segunda y le envía un falso documento de devolución.

En estos momentos, sólo pueden suceder dos cosas. O bien la víctima paga lo que le queda y, desde ese momento, el estafador no vuelve a dar señales de vida. O bien, se da cuenta que algo pasa y no hace ningún otro ingreso, pero ya habrá perdido el 50% del valor pactado para la venta.

¡Cuidado! Si ves esto, puede tratarse de un anuncio-estafa

Antes de hacer una compra de un coche o de cualquier otro producto o servicio de forma online, te aconsejamos que no hagas el paso precipitadamente y tengas en cuenta los siguientes aspectos:

• La web siempre debe comenzar por https: //, si no desconfía.

No hagas el pago hasta que dispongas del vehículo.

Pide fotos con detalles del vehículo muy concretos.

• No te fíes de las gangas o precios excesivamente bajos.

En definitiva, si no quieres ser víctima de este tipo de estafa, ve con mucho cuidado cuando intentas comprar un coche o cualquier otro producto por Internet. En Cobertis además, te asesoramos para que elijas el mejor seguro para tu vehículo, infórmate con nosotros!

Cobertis
El autorr Cobertis
No hay comentarios para leer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies